Cuando el nuevo estilo de vida desencadenado por el Covid-19 impulsó la demanda de bienes de consumo, estalló una crisis por los microchips y otros semiconductores, que ahora exige planes de logística específicos para mantener las fábricas en funcionamiento y productos disponibles en muchas industrias.